4.- Resolviendo problemas

Primeras pruebas.

Son momentos de grandes nervios y el corazón sube de pulsaciones. Conectamos el controlador, apretamos el acelerador y ……. gira el motor. Pero no gira con la dinámica esperada ???. Revisamos las conexiones y volvemos a probar ….. Un fuerte chispazo al conectar la pinza a las baterías nos hace temer lo peor  ¡!.

Hechas las comprobaciones con más cuidado nos confirma que el controlador electrónico ha hecho “puff ¡¡¡”. Gran decepción y no entendemos el por qué se ha quemado esta importantísima pieza de nuestro proyecto. Intuimos que este controlador de origen “Chino” GoldenMotors concretamente, no ha podido soportar los 100A exigidos por el motor, en cuánto  las características nominales dice que puede aguantar hasta a 300A ¡¡.

Imagen del controlador “pésimo” GOLDENMOTORS.

A parte de la gran decepción hay que decir la imposibilidad de ponerse en contacto con esta empresa que en principio parece seria.  Hemos  intentado comunicarnos por correo electrónico y por FAX de forma reiterada. En todos los casos la respuesta ha sido NULA ¡¡¡.

Como último recurso hemos decidido hacer el envío por paquete postal, con unas anotaciones de lo sucedido, pidiendo la reparación del mismo.

Pasado un mes, recibimos de vuelta el paquete como rechazado.??. Si hay constancia en el Tracking que ha llegado a CHINA.

En fin, resignación y como bien dice el dicho.  A veces lo barato sale caro…

Este percance no puede desbaratar el proyecto, apostamos por adquirir un nuevo controlador de tecnología Americana de la empresa “Kelly” y salir adelante.  Pasados unos cuatro días, a la espera del nuevo controlador, nos invade un cierto regusto amargo por no poder haber probado nuestro ingenio. Finalmente nos llega el nuevo “Controller” que conectamos con excesiva precaución, revisando una y otra vez todas las conexiones y con mucha prudencia lo ponemos en marcha.

Controlador finalmente utilizado.

Este nuevo aparato cuando inicia la conexión hace un pequeño test que ilumina un led verde de confirmación en el caso de que este todo correcto, y un led ROJO en caso contrario. Conectamos…. hace el test y se ilumina el LED VERDE ¡¡¡ “EUREKA vamos por el buen camino”, pisamos el acelerador y ….. el  motor se bloquea ?.

Analizando la situación con aplomo nos damos cuenta que la posición de los sensores HALL no corresponde con la utilizaba por el anterior controlador. Desmontamos el conector de los sensores Hall y conexionamos en el orden correcto, ponemos en marcha y …. GIRA ¡¡¡. Hacemos todas las pruebas mecánicas y eléctricas, el motor gira con solvencia. Subimos de revoluciones consecuentemente el variador centrífugo dilata las masas, cerrando el disco entre las dos partes cónicas, que a su vez nos hace subir la correa dentada, todo correcto y a punto para salir a circular.

Nuestra ilusión es máxima, empujamos nuestro artilugio hacia la calle para dar los primeros pasos, nuestras pupilas se dilatan, deseamos que todo vaya sobre ruedas. Ahora siiiii….., todo a punto, las manos al volante, el pie al acelerador y hacemos los primeros metros en los alrededores del Instituto. Nuestra satisfacción es rotunda, ver rodar este ingenio es todo un placer, por la mente circulan cercanos recuerdos de largo trabajo.

Más problemas. Vamos disfrutando de estos momentos de gloria hasta que pasados unos días de pruebas el motor se PARA ?. Una vez más la desilusión aparece y la duda sobre lo que ha pasado ?. Las diferentes pruebas hechas nos dicen que el motor esta en buen estado y también el controlador, el dolor de cabeza nos vuelve.

Pruebas más cuidadosas nos dicen que uno de los 3 sensores HALL no entrega la señal correcta. Optamos por  abrir el Motor e intentar sustituir el sensor Hall afectado, e intentar solucionar esta nuevo tropiezo. La apertura del motor nos depara una nueva sorpresa, vemos como una de las 3 fases del Estator ha producido una quemadura y ha perforado el aislante, rompiendo un cable de un sensor HALL.

Reparando el MOTOR.

Revisando el Controlador.

Inspeccionado internamente este motor comprado en la China, nos hace dudar de su eficiencia, dado que la calidad y montaje del mismo deja mucho que desear. Reparamos con cuidado las deficiencias de uniones internas del motor con la esperanza de que este hecho no haya provocado daños irreparables en el controlador.

Conectamos todo otra vez y…. O.K. funciona de fábula. Salimos a la carretera que rodea el Instituto y vamos dado vueltas, disfrutando de este curioso descapotable. La respuesta en aceleración sorprende a la mayoría de gente que lo prueba, así como la suavidad de conducción y las buenas prestaciones que tenemos en general. Todo el mundo abre los ojos al ver pasar este especial artefacto y también se animan a probarlo.

El peso de las baterías sumado al de dos personas,  hace bajar los muelles de la suspensión más del que inicialmente teníamos previsto. Por este motivo hemos tenido que hacer pequeñas correcciones en la caída de las ruedas y desviar un pequeño ángulo la parte superior de anclaje de los amortiguadores. Circular con este ingenio es una gozada, apetece apretar el acelerador a fondo, esto nos provoca algún que otro absurdo  al romper el fusible de 175A que hemos puesto como protección de corriente máxima. Para evitar este pequeño contratiempo, programamos el controlador limitando la corriente que entrega a un máximo de 150A. Superados los diferentes contratiempos aparecidos últimamente aprovechamos para hacer unos cuantos Km de goce y disfrute personal.

Haciendo Km.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s